¿Qué y cuánto debemos comer?

14 de September del 2016

¿Qué y cuánto debemos comer?

Nutrición y Dietética la base de todos los tratamientos.

La Nutrición es principalmente el aprovechamiento de los nutrientes, manteniendo el equilibrio del organismo. La nutrición es el proceso biológico en el que los organismos asimilan los alimentos y los líquidos necesarios para el funcionamiento, el crecimiento y el mantenimiento de sus funciones vitales. La nutrición también es el estudio de la relación que existe entre los alimentos y la salud, especialmente en la determinación de una dieta.

La Dietética es la ciencia que utiliza los conocimientos de la nutrición para proporcionar una alimentación saludable que se adecue al individuo y a las diversas situaciones de su vida, como embarazo, lactancia y ejercicio físico, previniendo así posibles patologías y mejorando su calidad de vida y su rendimiento.

¿Qué debemos comer?

Para contestar esta pregunta, antes debemos conocer varios aspectos de nuestra fisiología y medio que nos rodea.

Peculiaridades del sistema digestivo

1.- Un adulto tiene 32 piezas dentales, de las cuales únicamente 4 son para morder y desgarrar (caninos), 8 en la parte delantera para cortar y trocear (incisivos) y el resto, 20 a modo de molinillos, más aptos para aplastar y moler alimentos tales como granos, frutos secos, semillas y raíces más duras.

Nuestros dientes nos hablan de las proporciones en las que deberíamos comer los alimentos: pequeñas cantidades de carnes y grandes cantidades de productos vegetales (granos, hortalizas y frutas):

·         4/32 …. 1/8 carnes, productos animales

·         8/32 …. 2/8 hortalizas y frutas

·         20/32 … 5/8 granos

2.- La longitud de nuestro sistema digestivo se aproxima más a la de los animales herbívoros que a la de los carnívoros.

Los alimentos de origen animal se pudren más rápidamente que los de origen vegetal, produciéndose sustancias potencialmente tóxicas a medida que van descomponiéndose. Para un hervíboro es peligroso alimentarse de carne, ya que tendrá que permanecer demasiado tiempo en su tubo digestivo sufriendo la inevitable putrefacción.

3.- Nuestra saliva es ligeramente alcalina y contiene amilasas, enzimas que ayudan a digerir los hidratos de carbono complejos presentes casi exclusivamente en el mundo vegetal. Sin embargo la saliva de los carnívoros es ligeramente ácida y no contiene amilasas.

El equilibrio entre lo que comemos y lo que asimilamos

Como herencia residual de nuestros antepasados más primitivos, tenemos la capacidad de almacenar combustible de una forma ilimitada en previsión de épocas de escasez de alimento, de frío y de trabajo duro. Actualmente seguimos comiendo cada día como si fuese el último, y además, la mayor parte de las horas nos las pasamos sentados. El resultado son kilos de más y un exceso de residuos metabólicos que somos incapaces de eliminar.

Cuando ingerimos nutrientes por encima de nuestras necesidades calóricas, éstos se acumulan en forma de grasa. Tanto los aminoácidos como la glucosa en exceso, se transforman en ácidos grasos, que junto con los lípidos de la dieta engrosarán nuestro tejido adiposo. Pero los problemas más importantes los tenemos con las grasas. La disponibilidad de las grasas en la dieta es tan reciente, que la selección natural no ha tenido tiempo todavía de obrar sobre ella.

Las grasas se acumulan principalmente en: los adipocitos del tejido adiposo, debajo de la piel, dando lugar a granos, piel seca, eccemas …; debajo del cuero cabelludo produciendo grasa, caspa …; en las membranas mucosas: vagina, senos nasales …; en las arterias, dando lugar a ateromas; y alrededor de los órganos dificultando su funcionamiento.

Tóxicos y toxinas

Lo que intoxica nuestro medio interno no son sólo los típicos tóxicos: alcohol, tabaco, drogas … Es todo aquello que bloquee nuestras vías naturales de eliminación: los alimentos y contaminantes que excedan a la capacidad individual de procesamiento (digestión, metabolismo y eliminación); todos aquellos alimentos refinados que roban minerales y todos los alimentos acidificantes.

Formas de favorecer las eliminaciones

Para ayudar a tu organismo a eliminar:

1.        No comas en exceso y elige alimentos que no dejen residuos como las verduras, las frutas, los cereales integrales, las legumbres y los pescados. Las algas son muy útiles para estimular la eliminación renal. Mastica y relájate durante la comida para hacer una buena digestión.

2.        Haz ejercicio físico para movilizar los tóxicos acumulados.

3.        Procurar por todos los medios evacuar a diario los intestinos.

4.        Ayuna de vez en cuando.

 

 Mar de Gregorio

Bibliogr: “El Equilibrio a través de la alimentación” (Olga Cuevas)